fbpx

Cerrando brechas tecnológicas y educativas a través de la robótica

REGIONAL

Cerrando brechas tecnológicas y educativas a través de la robótica

Escrito por: Luisa Dávila

La Corporación Zueña Munay a través del proyecto social Edubot viene llegando a las zonas rurales del municipio de Neiva para enseñar a los niños sobre robótica. Se trata de una labor ambiciosa en medio de las dificultades que hay en el campo en el ámbito tecnologico.

No obstante, si al hablar de robótica usted cree que los niños están construyendo un transformer o un androide de inteligencia artificial, pues no es tan así. Lo que estos voluntarios están tratando de hacer es incentivar la creatividad y el pensamiento lógico en los menores, entre muchas otras habilidades, a través de elementos y herramientas sencillas, cómo por ejemplo, el cartón.

«Somos una ONG que está radicada acá en Neiva tenemos varias líneas de trabajo, la robótica solo es una de nuestras líneas, esta ha pretendido llevar al sector rural todo el tema de robótica educativa para sumergir a los niños en este mundo que primero, es todavía vanguardista con todos los avances con el que el mundo se levanta cada día, segundo pues tratando de cerrar brechas pues nos basamos en objetivos de desarrollo, los objetivos del Milenio de Naciones Unidas en el tema por ejemplo de educación de calidad, pero además, también en cuanto a esas diferencias que hay entre las ciudades y el campo y de las pocas oportunidades que ellos tienen», explicó el docente Cristian Viatela integrante de la ONG.

Desde Zueña Munay, lo que hacen es enseñarle a los niños cosas básicas pero que les permite tener contacto con lo que realmente es robótica.

«Lo que en realidad están haciendo los niños es adquiriendo conocimientos básicos de lo que es un robot que no necesaria mente es algo electrónico, sino que estamos mostrándole que un robot puede ser un objeto animado autónomo, lo que por ejemplo hacen muchas veces con rollitos de papel de baño, pero la idea es que ellos puedan tener cierta autonomía», expresó Viatela.

Y agregó, «ya más adelante verán el tema de los circuitos, las conexiones pero estamos como haciéndole escuela a los niños».

Actualmente se han desarrollado trabajos en la vereda Normadía, al oriente de Neiva en zona rural y allí con recursos propios llevan herramientas y materiales para sumergir a los niños en el mundo de la robótica, de ahí podrían salir los próximos ingenieros electrónicos o mecatrónicos.

Los elementos y materiales los aportan ellos de recursos propios, pero para poder llegar a más niños y extender el programa, que entre otras cosas no se ha podido hacer por la pandemia, necesitan mucha ayuda, necesitan donaciones de materiales como cables, circuitos, luces, entre otras cosas con las que puedan llegar a las veredas y fincas a enseñarles robótica a los niños.

Deja un comentario