Controversia por cartilla de matemáticas que solicitaron en una institución educativa de Neiva

NEIVA

Controversia por cartilla de matemáticas que solicitaron en una institución educativa de Neiva

Escrito por: Luisa Dávila

Una polémica se generó al interior de la Institución Educativa Técnico Superior, en sus sedes de primaria por la exigencia de una cartilla para el área de matemáticas. Se trata de una herramienta educativa con un costo para los padres de familia de $25.000.

Hasta ahí todo bien, pues se trata de texto que ayudará a que los estudiantes en medio de sus clases virtuales, puedan comprender mejor lo que los docentes enseñan y explican.

No obstante, se ha presentado una incoformidad, pues algunos padres aseguran que no hay recursos para incurrir en tales gastos y menos en tiempos de pandemia donde la economía está tan golpeada.

«Como le parece que es obligación comprar la cartilla porque no se puede ni prestar, que porque eso tiene un chip y que hay que llevar el teléfono de la niña… y que no sirven fotocopias porque eso se le borran», dijo una madre de familia de la Institución Educativa Técnico Superior sede Los Martíres.

Otra mencionó que no le parece justo que hayan señalado que su adquisición sea obligatoria, «imagínese uno no tiene plata y que un niño le dijo a la profesora que la mamá no tenía plata y que no, que miráramos a ver donde conseguíamos la cartilla», expresó.

Una herramienta muy útil

Según Juan Alonso Espinosa, rector de la institución educativa, con el consejo directivo del colegio, se determinó que se trata de una cartilla muy útil para mejorar el proceso de aprendizaje de los niños que se estarían viendo afectados por la virtualidad.

«En matemáticas generalmente con la cultura que tenemos nosotros en el aprendizaje de las matemáticas, cultura en el sentido de que se logra el aprendizaje en la medida en que el niño o la niña tenga alguien que le explique, pero en estos momentos que tenemos, por la dificultad de la virtualidad, de que en algún momento no haya conectividad o porque no se maneja bien la virtualidad, (…) entonces pensar que el ejercicio se esté haciendo bien pues yo lo dudo mucho», señaló el rector.

Lo que asegura el dirigente educativo, es que las dificultades de la virtualidad por las razones mencionadas y sumándole a eso que hay estudiantes con poco acceso a tecnología, pues no permiten que el proceso de aprendizaje de las matematicas sea efectivo. La cartilla ayudaría a mejorarlo.

«Entonces podríamos hacer como se hacía el año pasado, de enviar los talleres a las casas y los padres me dirían quien me les explica esto», añadió.

Por eso asegura que el texto tiene unas herramientas tecnológicas que permitirá suplir o complementar esa necesidad de la explicación.

«Es un libro que si tiene 70 páginas, cada pagina tiene un código QR que cuando se lee con cualquier dispositivo que se tenga a la mano, el celular, la tablet o el mismo PC, inmediatamente le despliega un video de unas calidades increíbles. (…) tener un video que le hable de toda la pagina, del contenido, que le oriente el taller que tiene que hacer el niño», afirmó.

Así funciona la cartilla.

Según Espinoza al consultar el precio de la cartilla, (que pensó pasaría de los 80 mil pesos) quedó convencido que se podría trabajar con esta herramienta, solo costaba 30 mil pesos.

Y añadió que, «Nosotros como le veníamos dando fotocopias a los niños, se institucionalizó en primaria solamente, sobre todo por la segunda razón y es que los profes de primaria ellos pues no son formados en matemáticas, ni en lenguaje, ellos son integral, y a veces se les dificulta mucho las matemáticas en la presencialidad, con mayor razón en la virtualidad, entonces miramos que había esa dificultad y ahí fue que lo analizamos».

Explicó el rector que en aras de mermar el precio del libro decidieron reducir las copias de talleres que se entregaban a los estudiantes y ceder una parte de esos recursos para el texto, es así que ahora los padres de familia solo pagan 25 mil pesos por el. No obstante, ha dicho que si bien el libro será indispensable, pues tanto como obligatorio adquirirlo no es, «tanto como obligatorio yo le he dicho a los profes ustedes tienen que es argumentarle al papito, que en eso se van a beneficiar tanto ustedes como maestros como los estudiantes y los padres», concluyó.

Dijo el rector que desde que arrancó la pandemia con todos los problemas que eso trajo para el sistema educativo, ha buscado la manera de mejorar los procesos para que la calidad de la educación no disminuya. Por eso adquirió el año pasado 32 pizarras interactivas que fueron entregadas a docentes y que les permite hacer más pedagógica la enseñanza. Además que servirán en gran medida para cuando llegue la alternancia.

Pizarras interactivas

Deja un comentario