Con los vehículos estacionados se agudiza crisis de los transportadores escolares

NEIVA

Con los vehículos estacionados se agudiza crisis de los transportadores escolares

Escrito por: Lagaceta

En el gremio del transporte escolar la crisis se agudiza. El no inicio aún de la alternancia educativa los tiene paralizados y así llevan ya once meses con los vehículos estacionados sin que puedan recibir ingresos, pero con los bancos y acreedores encima cobrando las deudas.

Esta situación ha desencadenado en que cerca de 1500 familias en Neiva,  tuvieran que cambiar de oficio pues los vehículos aun no pueden rodar.

“La situación de nosotros es terrible, llevamos once meses sin laborar sin generar ingresos, estamos debiéndole a todo el mundo, estamos viviendo de la caridad de la familia, de los amigos, haciendo otras actividades diferentes al transporte escolar, porque nuestra situación es muy complicada”, indicó Jorge Salgado, conductor transporte escolar.

La implementación de la alternancia educativa es su esperanza a corto plazo para poder reactivarse. No obstante, con los altos índices de contagio, y la crisis de las camas UCI, esto se aplazó y no les ha permitido volver a laborar.

“Podría ser un respiro pero tenemos aún el problema que es la capacidad transportadora del carro no  nos van a dejar trabajar sino con el 50% y ahí los gastos se nos incrementan, entonces es muy complicado empezar a trabajar, pero si es una solución”, acotó el señor Salgado.

Mientras los bancos siguen cobrando por el atraso en las cuotas de muchos de estos vehículos, a su vez que el gremio clama ayuda del gobierno nacional, pues para ellos esta ha sido nula desde que arrancó la pandemia.

“Los bancos en este momento nos están llamando todos los días, en la mañana, al almuerzo, al desayuno, sábados, domingos, festivos, es un acoso sicológico muy verraco el de los bancos, uno ya no sabe dónde esconderse, que decir y uno mira el estado de las cuentas y no hubo ninguna ayuda, fue un atraco, porque de un préstamo que uno empezó pagando un millón cien mil pesos, ha subido a millón quinientos, millón seiscientos, entonces no hubo ninguna ayuda”, exclamó Jimmy Losada, conductor de transporte escolar.

La alegría de volver a trabajar

Carlos Alberto, lleva doce años como conductor de servicio especial, es de los pocos afortunados que, ya pudieron prender motores,  comenzó a laborar esta semana,  aunque solo puede utilizar en su vehículo, un aforo máximo del cincuenta por ciento.

“Es una alegría, no como las condiciones de hace dos años, como en el 2019, pero toca hacerle y mientras que esto vaya día tras día mejorando”, acotó Carlos Alberto Escobar, conductor.

Entre $4 y  $5 millones pierde cada transportador escolar mensualmente por el cese en la prestación de sus servicios, ocasionando una situación de emergencia financiera para ellos y sus familias.

Deja un comentario