fbpx

Desmantelan peligrosa banda de extorsionistas

JUSTICIA

Desmantelan peligrosa banda de extorsionistas

Escrito por: Luisa Dávila

Los presuntos delincuentes denominados ‘Los intimidadores’ que tenían azotados a comerciantes en Pitalito, fueron capturados por la Policía Nacional, en medio de la operación denominada ‘Hércules’.

Los capturados se dedicaban a la extorsión bajo diferentes modalidades, a través de las cuales lograron recolectar dinero que las victimas les hacían llegar por giros por más de 217 millones de pesos.

Tras más de un año de investigación, las autoridades lograron obtener elementos materiales probatorios y evidencia física fehaciente, que señalaban que la estructura estaba compuesta por un grupo de personas debidamente organizadas, dedicadas a realizar llamadas intimidatorias para exigir altas sumas de dinero, el cual reclamaban en diferentes empresas de giros nacionales.


La operación fue adelantada en Cali, Palmira y Bogotá, y logró la captura de María Fabiola Rivera Domínguez conocida como “Mary” y Sara de Jesús Salazar Díaz “Sara” de 58 años de edad; también Luz Dary Giraldo Rivera de 34 años conocida como “Luz”; Yeison Fernando Flórez Infante de 31 años “Yeison” y la imputación de cargos de John Mauricio Rodríguez Rivera de 29 años más conocido como “Mauro”, recluido en la cárcel Picaleña de la ciudad de Ibagué purgando una pena de 17 años y 6 meses por esta misma conducta (extorsión). Estas personas eran requeridas por el juzgado único promiscuo del municipio de Elías, por los delitos de extorsión agravada y concierto para delinquir agravado.

Modus operandi

Luego de obtener información de las víctimas a través de directorios telefónicos, medios de publicidad, redes sociales, entre otros, establecían comunicación vía telefónica simulando hacer parte de distintos grupos armados, estructuras de crimen organizado, al igual que integrantes del ELN, exigiendo grandes sumas dinero o elementos como: medicamentos, radios de comunicación, prendas de uso privativo de la fuerza pública, municiones y armamento; artículos de difícil obtención, coaccionándolos con negociaciones o preacuerdos rápidos (llamadas constantes), empleando términos intimidatorios y agresivos.

Es así como doblegaban la voluntad de autodeterminación de sus víctimas, hasta el punto de obligarlas a realizar consignaciones de dinero. También exigían recargas de hasta 400 mil pesos a los celulares utilizados para extorsionar.


De igual forma extorsionaban al gremio transportador a través del “falso servicio”, donde las víctimas recibían llamadas telefónicas para servicios de carga, haciéndolos desplazar hasta la zona rural donde quedaban sin señal, para luego llamar a los dueños de la empresa y hacerles creer que tenían retenidos a los conductores con el vehículo, y así exigían dinero para liberarlos, respetarles la vida y no incinerar el automotor; debido a las amenazas, las víctimas consignaban el dinero para no ser declarados objetivo militar.

Otra de las modalidades que utilizaban era lade “Tío tío” se hacían pasar por algún integrante de su núcleo familiar, quienes aducen haber causado algún accidente de tránsito o encontrarse capturados por la fuerza pública (Policía Nacional, CTI, Ejercito Nacional), con el fin de lograr que sus víctimas consignen el valor del dinero exigido, para su liberación.

En esta red criminal, unos eran los encargados de seleccionar y posteriormente contactar a las víctimas potenciales de extorsión mediante llamadas telefónicas, otros cumplían la función específica de reclamar las sumas de dinero consignadas por las víctimas a través de las empresas de giros, para posteriormente redistribuirlo entre los integrantes de la organización de acuerdo a las necesidades y órdenes recibidas por parte de “Mauro”, quien daba órdenes desde la cárcel.

Luego de su presentación ante las autoridades competentes y culminadas las audiencias preliminares, fueron cobijados con la medida de aseguramiento intramuros

Deja un comentario