La indolencia del gobernador y los parlamentarios por la autopista 4G, Neiva-Mocoa-Santana.

La indolencia del gobernador y los parlamentarios por la autopista 4G, Neiva-Mocoa-Santana.

La ciudadanía huilense ya se está acostumbrando a escuchar cada cuatro años, las mismas promesas de campaña, el actual gobernador del Huila, Luís Enrique Dussán López, afirmaba que la autopista de cuarta generación Neiva-Mocoa Santana,  iba a ser una de sus principales apuestas, que desde el inicio de su gobierno tendría resultados y ni siquiera se ha hecho un plan de contingencia de las zonas más críticas que hay a los largo de la ruta 45, que comunica al Huila con el sur del país, o por lo menos aún no se conoce públicamente.

Para un sector de la comunidad, Dussán López, ha sido muy tibio en este aspecto, pierde muy fácil el impulso, parece no haber tomado aún nota del enojo de los habitantes del sur del Huila, es lento a la hora de tomar decisiones, ya van ocho meses de gobierno y no hay nada que vislumbre un panorama alentador que, permita la construcción de esta vía vital para el departamento que, no sólo ayudaría a mejorar los índices de desempleo que vive la capital del Huila, sino el progreso de toda una región.

El Huila está lejos además de imitar a la bancada parlamentaria de otras regiones del país que, trabajan juntos en una sola línea, en esta tierra opita, cada congresista lo hace de manera independiente e individual, invitando funcionarios sin toma de decisiones, otros le apuestan a presentar quejas y reclamos ante el gobierno nacional, pero sin respuestas y sin ninguna solución ni a corto ni largo plazo, pero si sacando pecho de lo poco que se logra.

Esta semana el gobierno nacional por fin inaugurará el Túnel de la Línea, pero con el oscuro antecedente de haberse demorado dieciséis años, un record poco alentador y único en el mundo, sin embargo solo hasta el 2021 se pondrá en funcionamiento el Proyecto Cruce de la Cordillera Central.

Mientras tanto en el Huila, la mega obra Pitalito-Mocoa-Santana, sigue los tristes pasos del Túnel de La Línea, y lo hace al pie de la letra, los huilenses ven pasar el tiempo y de la famosa autopista, solo hay lo que se puede ver en fotos 3D que publican los periódicos y diferentes medios de comunicación. La obra estaba programada para ser entregada en septiembre del 2019.

Las causas de este mal modelo, muchas: a la falta de gestión de los gobernantes de turno y de la bancada parlamentaria, se suma la burocracia, la corrupción, al gobierno nacional le reclaman sutilmente, irrisoriamente solo se ha ejecutado el dos por ciento de la obra en cinco años. Y ahora la disculpa será la pandemia.

En el año 2015, el gobernador de entonces Carlos Mauricio Iriarte, anunció que, el Gobierno Nacional a través de Agencia Nacional de Infraestructura, ANI adjudicó la megaobra al consorcio Infraestructura Vial para Colombia por un valor de 1.4 billones de pesos, su construcción generaría más de once mil empleos.

La vía incluía un intercambiador vial a la altura de la Avenida Surabastos en Neiva, desde allí, debería arrancar la doble calzada entre Neiva y Campoalegre, incluía un tercer carril de adelantamiento en los Altares en Gigante, además de un túnel a la altura de Pericongo, y arreglo en la vía que va desde Pitalito hasta el Parque Arqueológico de San Agustín, una vía que está en pésimas condiciones pese a la oferta turística, todo parecía un sueño hecho realidad.

Pero ese sueño se convirtió en una pesadilla y desde entonces su construcción ha estado envolatado, investigaciones por corrupción de los contratistas, falta de capacidad de endeudamiento, problemas financieros, términos jurídicos y se suma, el deterioro en varios tramos de la carretera que une a Neiva con el sur del país.

 

¿Que han hecho las autoridades hasta hoy?

Los días pasan y los huilenses se están acostumbrando a las falsas promesas de los funcionarios de la Agencia Nacional de Infraestructura ANI en nombre del gobierno nacional, vienen a la ciudad, inspeccionan, ilusionan y parten de nuevo a la capital del país, a esta situación se suma la falta de consensos entre los congresistas huilenses, el sector público y privado de la región alrededor de una agenda concertada para la construcción de un departamento más próspero y competitivo y para exigirle al gobierno nacional cumplimiento para la vía.

El alcalde Pitalito Edgar Muñoz, aseguró que, sólo con algunas medidas de hecho, como el cierre de la vía que comunica al Valle de Laboyos con Putumayo, pudo que la ANI viniera y recorriera el sur del Huila, y diera solución al estado de la vía en algunos puntos críticos, como en inmediaciones del Batallón Magdalena, que conecta a Pitalito con Mocoa, y la limpieza de señales verticales y de cunetas, en cifras, pavimentación de un sólo kilómetro, para una obra de 447 kilómetros.

El alcalde de Timaná, Marco Adrián Artunduaga, dijo que se debe crear un bloque entre los alcaldes del sur del Huila para poder exigirle al gobierno nacional, ser vehementes, resaltó que, con las pocas visitas por parte de funcionarios del estado, le tomen el pelo a los huilenses, así como ocurrió con el programa remedial que vence este 31 de agosto y no se ha cumplido ni un punto de lo acordado.

Los huilenses viven más informados por el trabajo personal del periodista Melquisedec Torres, que del propio gobierno, a través de las redes sociales y por amor a su tierra Pitalito, él está muy pendiente del futuro de la obra, incluso Torres Ortiz, ha tenido que instaurar derechos de petición y varias tutelas para impedir que la obra se desvanezca en medio de la inoperancia de quienes deberían estar al frente del cañón.

¿La vía La Plata-Inzá-Popayán, Isnos­-Paletará-Popayán, el Sistema de Riego Tesalia-Paicol, o el Estadio Guillermo Plazas, la Clínica Materno Infantil en que se parecen?  en que todas son obras de gran impacto que, le cambiarían positivamente la cara al Huila y su capital y segundo que, comparten la triste historia de ser obras eternas, inconclusas, con sobrecostos y retrasos, empañadas por la corrupción y sin que el gobierno departamental y congresistas hayan hecho mucho.

El llamado de la comunidad es a la clase dirigente, parlamentaria, gremial y gubernamental, piden que, se amarren los pantalones, halen para un solo sentido y que la frustrada autopista de cuarta generación deje de ser una cloaca y símbolo a la ineptitud.

Escrito por: Cesar Velandia Clark

Deja un comentario