fbpx

La pandemia pone en aprietos a hospitales y funerarias en Colombia

El crecimiento de la pandemia de la COVID-19 en Colombia empieza a pasar factura a hospitales y servicios funerarios, desbordados en varias ciudades en medio de denuncias de falta de información sobre enfermos y fallecidos y hasta de cadáveres extraviados.

Es el caso de Diego Castañeda, quien llevó a su padre de 88 años al Hospital Militar Central de Bogotá por fiebre y una afección urinaria pero 48 horas después se enteró de que había fallecido y, aunque han pasado diez días desde entonces, sigue sin saber la causa real ni dónde están sus restos.

«Llevé a mi padre al hospital, tenía algo de fiebre, pero era por una infección urinaria que le estaban tratando con antibióticos, cuando lo hospitalizaron entró por la misma zona por la que ingresan los pacientes de COVID-19», relata Castañeda a Efe.

Bogotá sobrepasó el viernes el listón de los 100.000 contagiados y acumula 2.748 fallecidos, una tercera parte de los 295.508 casos positivos y 10.105 muertos de todo el país, situación que pone en aprietos a la ciudad pese a que desde marzo las autoridades nacionales y locales se preparan para enfrentar el pico de la pandemia.Incertidumbre y desinformación

En medio del dolor por la pérdida de su padre, Castañeda se queja de la poca y contradictoria información recibida ya que por teléfono nunca lo atendieron y, aunque las autoridades recomiendan no ir a los hospitales a averiguar por la salud de las personas ingresadas, no tuvo más remedio que dirigirse al Hospital Militar.

Después de preguntar aquí y allá, finalmente una enfermera se interesó por su caso y al rato recibió una llamada de una funcionaria con una noticia inesperada: «El señor falleció», le dijo la voz a secas, sin darle ninguna explicación, y «sin tener ninguna consideración por la muerte de mi padre. No es justo».

Con un nudo en la garganta, Castañeda dice estar sumido en el «dolor y la incertidumbre».

«Lo único que me dijeron es que debía preparar el sepelio, pero todavía no sé de qué murió mi padre, si de coronavirus, lo que no creo, porque entró al hospital por una infección urinaria, o por un paro cardiorrespiratorio como dice el dictamen».

Según cuenta, la teoría del coronavirus se la dio la médica de los servicios de urgencias que acompañó a su padre en el ingreso al hospital, que a su vez dictaminó otra causa de muerte, pero lo cierto es que la familia Castañeda sigue en un limbo.

Castañeda lamenta que, además de no saber de qué murió su papá, «todavía no he recibido sus cenizas», diez días después del deceso, y el argumento de la funeraria es que hay congestión para cremar los cuerpos.